Puzzle: el entrenamiento cerebral perfecto

Nueve datos sobre acertijos que te sorprenderán

A muchos niños, pero también a algunos adultos, les gusta hacer rompecabezas. Que este pasatiempo es también un entrenamiento perfecto para nuestro cerebro, te queremos hoy en todas las facetas positivas de Rompecabezas explicar.

  1. El desconcierto promueve el pensamiento estratégico

Resolver problemas es la gran fortaleza del ser humano. Los rompecabezas promueven esta habilidad al requerir que los niños adopten un enfoque estructurado para la tarea. No importa qué estrategia siga el niño, por ejemplo, colocando primero el margen o clasificando primero según colores y motivos.

Los acertijos de lógica también son útiles aquí:

  1. Los rompecabezas promueven la motricidad fina

Cuanto más pequeñas sean las piezas del rompecabezas, más. El niño debe agarrar con las yemas de los dedos, rotar las piezas en sus manos y colocarlas correctamente. No es fácil.

  1. El desconcierto entrena nuestra memoria a corto plazo

¿Dónde estaba de nuevo la pieza del rompecabezas con la piña? ¿Y cómo se veía de nuevo el color del tigre? Los puzzles son la herramienta de entrenamiento perfecta para nuestra memoria a corto plazo porque tenemos que recordar muchas cosas al mismo tiempo: forma, color y el lugar donde debe ir la pieza.

  1. El desconcierto aumenta la tolerancia a la frustración

Una cosa es segura cuando se desconcierta: en algún momento encontrará la pieza que falta, no importa cuánto tiempo tome, funcionará bien. Una vez que se ha despertado la ambición por un rompecabezas, el niño continúa y obtiene un resultado muy satisfactorio al final. Una imagen completa. Aprende: si trato lo suficiente, seré recompensado.

  1. Los rompecabezas aumentan la capacidad de concentración.

Es difícil para los niños estar ocupados con algo durante un largo período de tiempo. Los niños pequeños a menudo solo logran de 5 a 10 minutos a la vez. Se ha demostrado que quienes hacen rompecabezas con regularidad aumentan su capacidad de concentración.

  1. Los rompecabezas estimulan nuestra imaginación

Imaginar cómo se vería la imagen terminada, o cómo debería verse la pieza que falta del rompecabezas, es un verdadero desafío para los niños. Sin embargo, con el tiempo, aprenden a llenar los vacíos en la imagen que hay aquí en sus cabezas.

  1. Puzzles relaja y alivia el estrés

Parece un poco meditativo cuando alguien se pierde en un rompecabezas. Y eso es exactamente lo que es, porque jugar rompecabezas tiene un efecto positivo en la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la respiración. Esto reduce el estrés en la vida cotidiana y relaja al niño.

  1. Los rompecabezas funcionan en ambas mitades del cerebro al mismo tiempo

Para resolver un rompecabezas, necesitamos usar nuestro cerebro derecho creativo y nuestro cerebro izquierdo estratégico al mismo tiempo. (Los hemisferios son al revés para los zurdos) Los niños que aprenden este tipo de cosas temprano tendrán más éxito en matemáticas, por ejemplo.

  1. Los rompecabezas te hacen feliz

Se ha comprobado que la dopamina se libera en nuestro cerebro al desconcertar, lo que asegura un buen humor y sensaciones de felicidad. Si el rompecabezas también se ha resuelto satisfactoriamente, también estimula nuestro centro de felicidad. Así que la próxima vez que tenga mal humor, intente resolverlo con su hijo.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados