Formas de aprendizaje: la base de nuestra vida cotidiana moderna

La capacidad de reconocer y asignar formas es la base elemental para que nuestros niños encuentren su camino en nuestro mundo. Los objetos se pueden clasificar por su forma. Lo que parece un automóvil es muy probable que sea un automóvil. Un círculo es un círculo de 5 metros o 5 milímetros. Acuh Los números y las letras son, en última instancia, solo formas, independientemente del tipo, estilo o tipo de letra en el que se escribieron.

Si no pudiéramos asignar formas, sería casi imposible para nosotros nombrar las cosas. Con cada cambio de tamaño o la más mínima desviación de la forma conocida, tendríamos que aprender una y otra vez qué término se asigna. Reconocer y clasificar formas es la base para aprender a leer, por ejemplo, o distinguir números.

¿Cómo funciona aprender a moldear?

Desde el jardín de infancia en adelante, nuestra descendencia comienza a lidiar con el tema de las formas. En primer lugar, los niños diferencian entre formas básicas muy simples, círculos, cuadrados y triángulos. Con el paso de los años, las formas se vuelven cada vez más complejas. Cuanto mejor pueda hacer esto un niño, más fácil será aprender a leer más tarde, por ejemplo.

Puede apoyar a su hijo en este proceso de aprendizaje de formas de una manera significativa. Por ejemplo, con uno de los bonitos rompecabezas de madera de Natureich. Si soportar, Mariquita o automóvil se deja a la preferencia personal.

Por cierto, los niños aprenden formas por sí mismos si tienen el material de juego adecuado. Bloques de madera son ideales para esto. A medida que los niños juegan con los bloques de colores, notan la diferencia y crean categorías en sus cerebros por sí mismos.

 

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados